Personas fantásticas!

Las personas fantásticas tienen formas de ser fantásticas, y viceversa. No nos aprecian por lo mucho que sepamos o por la experiencia que tengamos, nos aprecian por nuestra manera de ser. No seremos personas grandísimas, padres fantásticos o amigos extraordinarios porque sepamos muchas cosas o tengamos grandes habilidades, lo seremos, sobre todo, por nuestra manera de ser.

En la vida nos va según nuestra manera de ser porque nuestra vida está configurada por las relaciones que mantenemos con los demás, y éstas relaciones dependen, fundamentalmente, de nuestra manera de ser. ¿Y qué forma de ser tienen las personas fantásticas para que sean tan extraordinarias? Desde luego, nuestra forma de ser tiene un componente genético importante, el temperamento, sobre el cual no podemos actuar. Nos influye, es verdad, nos condiciona, pero no nos define.

Porque afortunadamente, a nuestro temperamento le sumamos nuestros hábitos, nuestro comportamiento, nuestros principios, nuestras actitudes, y esos sí que nos definen mejor como personas, ellos son los que finalmente configuran nuestra manera de ser. Las personas fantásticas tienen una forma de ser íntegra, honesta, ayudan a los demás, son alegres y entusiastas, generosas, trabajadoras. Son optimistas, amables, agradecidas, tolerantes, dialogantes, humildes. Y todos estos comportamientos los podemos desarrollar todos independientemente de nuestros genes. Nosotros somos nuestros hábitos porque los hábitos configuran nuestra manera de ser.

Nuestros hábitos nos ayudan a desarrollar comportamientos positivos que pueden también mejorar nuestras posibles “deficiencias” genéticas. Podemos tener un temperamento impaciente, egoísta o pesimista, pero podemos desarrollar hábitos que nos conviertan en personas más pacientes, más alegres, más optimistas, más entusiastas, más generosas. Una forma de ser fantástica se logra mediante el desarrollo de hábitos fantásticos, los hábitos fantásticos son los que diferencian a las grandes personas de las mediocres. Por lo tanto, el reto está en definir qué hábitos queremos incorporar a nuestra manera de ser y esforzarnos para que formen parte de nuestro comportamiento habitual.

William James lo definió de manera magistral: “siembra una acción y cosecharás un hábito; siembra un hábito y cosecharás chas un carácter; siembra un carácter y cosecharás un destino”! Si queremos ser mejores personas, si queremos tener mejores resultados en nuestras vidas, tenemos que trabajar sobre nuestros hábitos. Aristóteles ya explicaba la importancia de la Ley de Causa y Efecto, “para cada efecto hay una causa determinada, si quieres cambiar el efecto, actúa sobre la causa”. Pues bien, los resultados de nuestras vidas son el efecto y nuestra manera de ser, nuestros hábitos, son la causa. Jesucristo ya menciono con anterioridad la Ley de la Siembra, “siembras y cosechas”.

Si quieres cosechar una vida fantástica, tienes que sembrar con una forma de ser fantástica! ¿Cómo se desarrollan hábitos positivos? Primero queriendo desarrollarlos y después esforzándonos para que se conviertan en hábitos. ¿Y por dónde empezamos? La cadena es sencilla: un valor provoca un pensamiento, un pensamiento genera una actitud, una actitud una acción, una acción repetida configura un hábito, un hábito forma nuestro carácter, nuestra manera de ser, y finalmente, nuestra manera de ser es lo que configura nuestro destino. Así pues, el origen está en nuestros valores fundamentales, allí es donde está la causa última que configura los efectos de nuestras vidas.

Si no nos gustan los resultados que tenemos en nuestras vidas, deberíamos analizar nuestras acciones, que configuran nuestros hábitos; si no nos gustan nuestras acciones, deberíamos analizar nuestros valores. De esta manera podremos empezar a mejorar nuestra manera de ser.  Nosotros controlamos nuestros pensamientos, podemos decidir en qué pensamos en cada momento, esa capacidad es la que define a las personas grandes y las diferencia de las mediocres.  Como explica Stephen Covey o Alex Rovira, entre un estímulo y nuestra respuesta hay un espacio. En ese espacio radica nuestra libertad y el poder de escoger la respuesta. En la respuesta está nuestro crecimiento y nuestra felicidad. Frente al disgusto, al contratiempo, al dolor, al revés, la injusticia, la desesperación o la pérdida, tenemos el bálsamo de la alegría, la paciencia, la gratitud, la generosidad, el optimismo, el coraje y otras tantas actitudes que nosotros podemos elegir deliberadamente al hacernos responsables de nuestros pensamientos para continuar la vida con entusiasmo. Nosotros no controlamos las circunstancias, pero si nuestra respuesta a ellas.

Controlando nuestros pensamientos y su coherencia con nuestros valores, controlamos nuestra actitud, nuestras acciones y nuestros hábitos. Estos determinan, como hemos explicado anteriormente, los resultados de nuestras vidas, los efectos, los cuales no controlamos. Muchas personas se frustran al intentar controlar los efectos en sus vidas cuando lo que deberían hacer es actuar sobre las causas que los provocan. Nuestro mundo exterior es un reflejo de nuestro mundo interior.

Por eso debemos centrarnos en el desarrollo de hábitos positivos basados en valores y principios en los que creamos. Y como los hábitos dependen de lo que pensamos, si cambiamos nuestra forma de pensar y podemos cambiar nuestras vidas. Los hábitos positivos se llaman virtudes; los negativos, vicios. Primero decide incorporar virtudes fantásticas a tu manera de ser y te convertirás en una persona fantástica! Después, la forma de desarrollar el hábito es fácil: “haz como si … hasta q lo seas”. Este es el truco para desarrollar hábitos. Actúa como si ya tuvieras incorporado ese hábito en tu manera de ser hasta que al final lo seas.

Actúa como si fueras una persona alegre, amable, humilde, generosa. entusiasta, practica cada día, en cada momento, hasta que al final, sin darte cuenta, esa será tu manera de ser. Y será entonces, y sólo entonces, cuando sentirás esa alegría interior que provoca la verdadera felicidad. Al principio creamos nuestros hábitos y luego son estos hábitos los que nos hacen a nosotros.

 

 

Anuncios

16 comentarios en “Personas fantásticas!

  1. Increíble artículo Víctor.

    Es tan sencillo (y la vez tan complicado, según se mire) como empatizar y dar aquello que deseas recibir. Siempre trato de traer a la mente aquello de que sonrisa, lleva a sonrisa. Ahora seguiré trabajando la felicidad desde tu prisma también. Ya tengo tarea para el 2016, convertirme en una persona fantástica, o al menos parecerlo 😉

    Un abrazo

    Me gusta

  2. Genial lectura!!! Y como bien comentas, qué fácil y qué difícil es hacerlo. Como ya hemos comentado en más de una ocasión, cuesta relativizar y hacer un poco de mindfulness cuando el día a día te come… pero no deja de ser otra excusa 🙂

    Saludos y ya aprovecho, ¡¡Feliz Año lleno de personas fantásticas!!!

    Me gusta

  3. Gracias Victor por este fragmento de diosidad ….
    Uno puede pagar cientos de dólares en seminarios y conferencias sin encontrar …
    Que tan abundancia si esperar nada acambio ….
    Tio eres grande , desde Lima un Ole , Ole y Oleee .
    Maestro 💃🏻💃🏻💃🏻

    Me gusta

  4. Una vez más, genial Victor. Gracias por decir de una forma tan simple algo que las personas nos empeñamos en hacer sumamente complejo. Me sumo al Ole, Ole y Oleee Maestro!

    Me gusta

  5. Quizás no te valga la opinión de tu amigo Carlos, por ser amigo. Yo soy una anónima que acaba de descubrir este blog en un AVE entre Málaga y Madrid y ya pienso lo mismo que él: mucha gente debería leerte. Gracias por todo lo que escribes. Estoy segura de que ayudas a más de uno… Enhorabuena.

    Me gusta

  6. Zaz!!! Como siempre Victor no hay más que agradecerte y aprovechar la oportunidad de aprender a ser una Persona Fantástica de alguien que ya lo tiene tan claro como tu 🙂
    Saludos desde Queretaro!!!!
    Adeuuuuu

    Me gusta

  7. Sólo agradecerte por lo que haces de verdad te admiro muchísimo y me has ayudado con sólo 20 minutos de un vídeo de una conferencia a replantear mi vida, a lo que puedo llegar a ser sin importar las circunstancias, de cosas que ya sabemos y nos haces recordar de una manera única y además con ejemplos, mira qué grande eres Victor.

    Desde que vi tu vídeo seguí buscando otros parecidos pero ninguno tuvo el mismo impacto también le enseñe el vídeo a mis allegados y ya lo he visto más de 13 veces, siento como si fuese una religión y de hecho, leí lo que has escrito en este blog y te digo de verdad que los leí con tu voz como si fuese un audio.

    Me ayudaste a cambiar mis hábitos, mi mal genio, y el trato que tenía a las personas. Haciéndome recapacitar sobre mi actitud tenía más de 5 años en un juego online, que le deje consumir mucho de mi tiempo y que ahora he dejado, y que también veo a la televisión como a un enemigo que sólo nos consume tiempo, por eso y muchas cosas más de verdad te lo agradezco Victor. Porque sin conocerme me has cambiado la vida ahora quiero emprender mis proyectos que aún no enfoco bien lo que quiero hacer, pero sí sé que quiero ayudar a mejorar el mundo en el que vivimos así que uno es hacia la parte humanitaria y de la medicina

    Me gusta

  8. Hola Sr Küppers,

    hace tiempo tuve la gran suerte de asistir a uno de sus eventos.
    Estoy de acuerdo en todos su comentarios.
    Creo que cada persona es una pieza de un gran puzzle que nos une a cada uno de nosotros.
    A veces es mas fácil encontrar esa pieza y a veces mas difícil.
    Por eso a veces también vamos como pollos sin cabeza y no tenemos tiempo ,(excusa barata…..el día tiene 24 horas,8 para dormir..quien pueda,3 para comer tranquilamente,8 o 9 para trabajar, para el gimnasio 1,para comprar 1,y para varios 1,por tanto nos quedan 2 horas para dedicarlo a la familia y a nosotros mismos),para gestionar cosas mas importantes.
    Animo a cada uno a creer en las bombillas,(si es de led mejor…:)….igual potencia luz mas relajante),seguro que todo iría mejor.
    Ahora mismo tengo la batería descargada y mi estado de animo no es el mejor.
    Pero antes de transmitir mi desasosiego…..prefiero dar optimismo a la gente que me rodea.
    Quizás en otro momento o en otra vida yo lo necesite.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s